miércoles, 9 de julio de 2014

¡Miércoles de entrevistas! (17): Alba Quintas Garcianda

 Tengo el blog algo abandonado, pero es que tengo mil cosas que hacer este verano. Hoy les traigo la entrevista que le hice hace un par de semanas a la escritora de un libro que me ha gustado bastante, ¡el viernes les traeré la reseña! Se trata de Alba Quintas Garcianda, una escritora española que promete.


¡Buenas, Alba! Muchas gracias por concedernos la entrevista. Acabas de publicar con Lapsus Calami, ¿nos cuentas un poco sobre la novela y cómo llegaste a publicarla?

Globe es una novela que escribí en el 2012, en esos ratos que tenía entre clase y clase de mi primer año de universidad. La verdad es que había oído hablar de la primera convocatoria del Premio La Caixa/Plataforma y me apetecía mandar algo. Consiguió ser finalista y yo me quedé con la duda de qué hacer con ella, porque era una novela a la que había cogido cariño y no me apetecía que se quedara en el cajón como muchas otras. Así que la envié poco a poco a varias editoriales. Luego oí la noticia de que Lapsus Calami iba a abrir un nuevo sello editorial, Odisea. La propia directora de Odisea, Iria G. Parente, me dejó caer que Globe podía encajar en su colección. Así que cuando se abrió el período de recepción de manuscritos, después de consultarla, le envié la novela. Y la leyó con un entusiasmo increíble y desde entonces todo ha sido una carrera hasta ahora, que ha llegado a las librerías. Y en cuanto a Globe… decir que es una novela que intentó rendir homenaje a los clásicos, a la literatura y las artes, y que fue todo un reto escribirla. Tiene muchas historias dentro de ella, como siempre pasa cuando intentas retratar la vida de una ciudad, aunque sea imaginaria como esta. Y que intentó hablar de temas muy reales a partir de la fantasía.

¿Notas alguna diferencia entre publicar por ganar un concurso o porque tu manuscrito a gustado a la editorial?

Los premios, por así decirlo, son más cómodos. Envías un manuscrito y ya te desprendes de él; si ganas, la historia queda en manos de la editorial y tú tienes mucha menos tarea por delante. O al menos eso es lo que me ocurrió con Al otro lado de la pantalla y Globe. En el caso de Globe mi editora me animó a sacarle más jugo a la novela, a pulir esos fallos que ella veía, mientras que con la anterior yo apenas tuve que hacer ninguna mejora y se encargó de ello la editorial. Y sobre todo está el tema de ir “cazando” editoriales a las que mandar tu manuscrito, por así decirlo. Yo soy novata y todavía me siento un poco incómoda, como creo que nos ocurre a muchos, a la hora de echarle cara y sencillamente enviar una historia a un montón de editoriales.

¿Por qué el teatro como el tema central de Globe?

Porque me encanta. Desde que era muy pequeña he leído a Shakespeare, a Lope, a Molière, e ir al teatro (y mira que no puedo hacerlo demasiado) es una de las cosas que más me gusta. Además me llamaba mucho la atención toda la estética que conlleva: las máscaras, los telones, todo el artificio que conlleva. Me parecía que daba mucho de sí a la hora de crear un mundo alrededor de ello, y una vez que en mi imaginación comencé a construir una ciudad alrededor del teatro, ya no puede parar.

¿Tardaste mucho en escribirla?

Tardé en tener el guion preparado, porque Globe tiene una estructura muy compleja, mezclando los tres géneros principales (dentro de la narración hay una obra de teatro casi en su totalidad y también fragmentos de poesía), y además al ser una novela que casi trata más sobre una ciudad que sobre unos personajes, las distintas historias de sus habitantes se entrelazan, y ordenar todo eso fue muy complejo. Pero una vez lo tuve todo decidido por capítulos, me llevó apenas mes y medio tenerla escrita. Y eso si contamos los días pasando a ordenador; yo tengo la manía de escribirlo todo en cuadernos y pierdo bastante tiempo poniéndolo todo luego en el Word.

No es la primera vez que consigues publicar, pues ganaste con Al otro lado de la pantalla el premio Jordi Serra i Fabra 2012. ¿En qué se diferencia de tu nueva novela? ¿Fue la última más difícil de escribir o poco a poco te es más fácil volcar las ideas al papel gracias a la experiencia que has ido reuniendo estos años?

Fue más difícil porque es más larga y más  compleja, pero sí que he aprendido mucho. De hecho para mí cualquier artista debería estar constantemente asimilando cosas del mundo exterior, aprendiendo y probando nuevos retos. Todos mis años presentándome al premio Jordi Sierra i Fabra (que fueron tres) me enseñaron mucho. Por ejemplo mi fallo más llamativo de aquellos años escribiendo era que siempre tenía prisa al narrar y a partir de que en el premio me lo dijeran pude corregirme. Decir que poco a poco es más fácil escribir es arriesgado; sería más fácil si repitieras lo que has hecho anteriormente, y yo odiaría quedarme en el terreno de la literatura en el que me siento cómoda narrando. Un escritor siempre debe darse de bruces con sus limitaciones e intentar romperlas. Por eso lo que yo pido es que no sea más fácil, si no que cada vez yo sea más atrevida y me vea con capacidad para probar nuevas temáticas y nuevas técnicas que me parezcan difíciles.

¿Estás escribiendo algo nuevo en estos momentos?

Yo soy de las que siempre escribe algo a la semana, aunque sea una poesía, un diálogo, un fragmento sobre alguna cosa que me ha ocurrido. Lo que sea con tal de no perder soltura. Pero sí, estoy escribiendo: una novelita corta de la que no puedo decir mucho…

¿Alguna manía a la hora de escribir? ¿Eres de las que improvisa a la hora de escribir o de las que lo tienen todo estructurado en un esquema?

Manías muchísimas. Antes necesitaba tenerlo todo muy bien estructurado, pero cada vez me gusta más probar con la espontaneidad, y que tu propia improvisación sea la del personaje que narra, como si él tampoco tuviera ni idea de qué va a ocurrir o se estuviera desahogando. Escribo siempre todo primero a mano, no puedo imaginarme contando una historia delante de una pantalla y de un teclado. Necesito al lado algo que beber, agua, té, un zumo, a veces música (instrumental siempre), y normalmente el diccionario de sinónimos es mi mejor amigo.

¿Tuviste que documentarte de alguna forma para la novela?

En su mayoría no, aunque sí le pregunté a un amigo, Víctor, al que está dedicada la novela, cosas sobre actuación. Luego hay otra historia, la trama de Nastia, en la que sí necesité bastante documentación; pero si os dijera por qué sería un spoiler gigantesco…

No todos los lectores son escritores, pero sí todos los escritores son lectores. ¿Cuáles son tus novelas favoritas?

Dos de Alejandro Dumas: El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros. Admiro mucho a Dumas por su capacidad de crear historias que fueron auténticos bestsellers en su época, y que sin embargo se han convertido en clásicos de la literatura, demostrando así que popularidad y calidad no están reñidas. Además me ha dejado mi cita favorita para resumir el oficio de escritor: que para crear drama solo necesitaba cuatro paredes y una pasión.

Si pudieras sacar a algún personaje de tus libros, ¿a quién sería y por qué?

¿De mis propios libros? Ay, madre, ¡que yo los tengo muy perturbados! Me gustaría sacar a Álex, de Al otro lado de la pantalla, conocerlo y que luego volviera a su historia. Si no a Jenson, de Globe, para poder verle actuar. Aunque en realidad no me importaría ver toda una obra de teatro en uno de los teatros de Globe…

Muchas gracias por tu tiempo, ¡te deseamos mucha suerte con Globe! =)

Gracias a vosotros por esta oportunidad :D

2 comentarios:

Rosa de Medianoche dijo...

¡Hola!
¡¡Qué guay la entrevista!! Me ha encantado.
Tengo tantas ganas de leer "Globe" que no sé si aguantaré viva durante mucho más tiempo. xDD
A ver si me la puedo comprar.


Besis

esa estrella... dijo...

No conocía ninguna de las dos obras, así que algo ya me llevo ^^
Muchas gracias por la entrevista!!!

besitos<3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA