miércoles, 14 de noviembre de 2012

Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell

La blogosfera está plagada de buenas reseñas de los libros de esta autora española, así que cuando me enteré de que iba a publicar erótica con la editorial Esencia, pensé: ¡Vamos a ver qué tal es!

Comienza así...

Qué pesadita es mi jefa.

Sinceramente, al final tendré que pensar lo mismo que media empersa: que ella y Miguel, el guaperas de mi compañero, tienen un lío. Pero no. No quiero ser malpensada y entrar en la misma ruleta en la que todas mis compañeras han entrado.

Entre Jud y su jefe, Eric Zimmerman, hay química desde el primer momento en que se conocen. A él le interesa ella, por lo que le propone mantener una relación sexual muy pero que muy liberal y abierta. Al principio a ella no el entusiasma mucho la historia, pero entre encuentro y encuentro sexual, Eric le enseña la de cosas que puede llegar a conocer a disfrutar con él y le presentará a su nuevo amigo: el morbo.

Cuando me llegó el libro a casa y vi la portada, me fijé en la etiqueta que lo acompañaba, donde ponía lo siguiente:

NO APTO PARA MENORES DE 18 AÑOS

Resoplé poniendo los ojos en blanco y pensé: "¿Y esto? Pero si se podría decir lo mismo de todas las novelas de la editorial". ¡Qué equivocada estaba!

Reconozco que antes de leerlo pensaba que sería Cincuenta sombras de Grey a la española, pero nada que ver (aquí no hay sado). Mientras que el señor Grey promete mucho, Herr Zimmerman lo cumple. No le promete nuevas experiencias a Jud, le enseña un par de estas, y luego parece cogerle tanto cariño a los polvos vainillas que se olvida de sus promesas, no.

Me ha encantado la protagonista, Judith. Como dice mi amiga andaluza: ¡qué arte tiene! Por fin la protagonista de una novela erótica tiene sangre en las venas. Jud es espontánea, extrovertida, atrevida, respondona, espabilada, con carácter y que si tiene que decirle cuatro cositas al hombre, lo hace, ¡y bien alto! Además, gracias a Dios, es una mujer experimentada y sin compejos. No es para nada un personaje pasivo, ¡sino todo lo contrario! Aquí, ella también hace y deshace:

<<Recuerda. A la una paso a buscarte>>

Eso me enfurece.

Pero ¿quién se ha creído éste que es para ocupar mi tiempo? Le respondo:

<<No pienso salir>>.

[...]

<<Pequeña, no me hagas enfadar>>.

¿Que no lo haga enfadar?

Este tío es de todo, menos bonito [...].

<<Por tu bien, te espero a la una>>.

[...]

¡Será impertinente! Así que decido responderle: <<Por tu bien, señor Zimmerman, no venga. No estoy de humor>>.

¡Por fin una chica con las cosas claras! Mientras leía yo no paraba de murmurar cosas como <<¡Toma ya! ¿Cómo te quedas?>> o << ¡Muy bien, Judith! ¡Fastídiate, Eric, por prepotente!>>. Es algo que no podía evitar y es que las contestaciones de ella me han encantado. Ya era hora de una prota en condiciones. Y que además practica ciertos deportes extremos, ¡es una mujer dura de pelar!

Respecto a Eric, no he tenido las cosas tan claras. Me caía muy mal desde el principio de la historia, especialmente tras cierta cosa que le hace -o mejor dicho, que NO le hace- a Judith, pero ya lo comentaré en la parte de spoilers. Sin embargo, para disfrutar del libro obvié ese incidente y poco a poco, mientras el personaje evolucionaba, la tirria que me provocaba fue disminuyendo y acabé cogiéndole cariño, aunque tiene un carácter un poco exasperante (yo lo habría mandado a tomar aire fresco bastante pronto). Pero lo que de verdad me ha gustado de él ha sido que no esconde ningún trauma. Estaba un poco harta de que por no practicar el sexo vainilla ya tuviera que tener por fuerza un episodio traumático en su infancia. ¡Olé por la autora!

Bien, ahora hablaré de la relación entre los protagonistas, que no es para nada convencional. No, no, olvídense de lo que han leído normalmente. Eric le enseñará a Jud los placeres del morbo, los tríos, las orgías, el voyerismo y de los juguetes sexuales. Como mi lectura anterior había sido Los noventa días de Genevieve, ya estaba curada de espanto. Pero si nunca has leído nada así, prepárate a escandalizarte sorprenderte.

Y aunque me he creído la historia de amor, ya que los protas comparten muchas cosas, tienen conversaciones interesantes y se van conociendo de verdad, hay algo que no me cuadra demasiado. Para ser personas tan posesivas y celosas, no entiendo cómo les funciona eso de compartirse en la cama con otras personas, sinceramente. No les importa ciertas cosas, pero con cualquier coqueteo tonto con otras personas, ¡se tiran los trastos a la cabeza!

Aún así, me ha gustado cómo la escritora se ha desprendido de los prejuicios y los temas tabúes y nos presenta una relación abierta y atípica. Las cosas que le explica Eric me han llamado mucho la atención: cómo le explica que los sentimientos y el deseo físico o el morbo pueden coexistir y que hay cierta diferencia entre ellos. Ha sido muy interesante ver ese punto de vista totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados, sí.

~ Spoilers ~

Lo que sí que me escandalizó o, mejor dicho, me indignó, fue que cuando la atara y la vendara, ¡dejara que otra persona la poseyera sin su permiso! Que diga lo que le dé la gana, ¡eso se llama violación! O al menos yo me sentiría así si estuviera en su lugar. Ahí creo que la escritora se pasó un poco.

Pero también hay algo que me gustó mucho. ¡Por fin una prota que también puede desquitarse follándose a otros! Estaba hasta las mismísimas narices de que los protas siempre pudieran acostarse o tontear con otras, pero como "en realidad a quien quieren es a ellas", van las tías y los perdonan. Y ellas no lo hace porque son muy dignas y blablabla. ¡Un hurra por Judith!

Yo pensaba que el libro era autoconclusivo, así que tanta pesadez por parte de Eric acerca de las fotos de Jud con las otros mujeres me parecía que duraba demasiado. Pero claro, después lo entendí todo. Aún así, desde que dijo que Marisa también iba al mismo gimnasio, me olí que la tipa iba a traer problemas más adelante. ¡Qué asquerosa la Rebeca!

~ Fin de los spoilers ~

La pluma de la escritora, a través de los pensamientos de Jud, es muy divertida, ágil y adictiva (¡yo me he leído el libro en menos de un día!) Si todas las novelas de la autora presentan protas así, ¡tiene nueva fan! Estoy segura que dentro de poco leeré más de ella.

En resumidas cuentas, Pídeme lo que quieras es una novela erótica como pocas, con una protagonista fuerte y decidida, momentos divertidos, una historia de amor que convence y con escenas sexuales fuera de lo normal. ¡Este libro dará que hablar! Si te gustan las novelas atrevidas, este es tu libro. El morbo está asegurado.


-Y la segunda es el respeto. Si algo te incomoda o me incomoda, debemos decírlo. Si no quieres que alguien te toque, te penetre o te chupe, debes decírmelo y yo rápidamente lo pararé y viceversa, ¿de acuerdo?

[...]

-Voy a dar la vuelta al taburete para mostrarte a esos hombres -dice, a escasos centímetros de mi cara, cuando se separa de mí-. No cierres los muslos y no te bajes el vestido.

Me abraso. Me quemo. Me acaloro.

Y cuando Eric hace lo que dice y quedo abierta de piernas ante ellos, una explosión salvaje toma mi interior y respiro agitadamente. 

Curiosidades...


Aquí les dejo la canción que los protas sienten como suya.

21 comentarios:

Libros que enamoran dijo...

No he leído nada sobre la autora, pero me llama mucho la atención.¡Gracias por la reseña, está genial! :)
¡Un beso!

esa estrella... dijo...

Esta autora me llam amucho, pero no sé si empecaría con este ;)
Gracias por la reseña ^^

besitos<3

Zoeybird dijo...

Una sola cosa, a pesar de esa portada, has conseguido que me apetezca un poquito leérmelo. Y mira que la portada es fea y sosa.

Aineric dijo...

@zoeybird la prefiero a las que salen tíos melenudos semidesnudos XD

Megan Maxwell dijo...

¡Wow! me encanta ver que te ha gustado la novela a pesar de alguna cosilla que he visto que no te agradó (lo siento reina). Por cierto, los personajes femeninos de TODAS mis novelas tienen carácter sean del siglo que sean (te lo prometo). Como dice, quien me lee "es el sello de la Maxwell" jajaja odio las mujeres sositas, en especial porque NOSOTRAS, las mujeres de hoy en día sabemos lo que queremos y lo que no. Muchísimas gracias por la estupenda reseña y un besazo enore

Macarena dijo...

Siii, a mi también me ha encantado este libro!!!
Es todo lo que creímos que sería cincuenta sombras y nunca fue...
Los libros de Megan Maxwell suelen tener protas femeninas con caracter pero es que Jud es la mejor!! me encanta! y me encantó el final, yo hubiera hecho lo mismo :P

Aineric dijo...

@Meganmaxwell gracias a ti por escribir el libro ;)

@Macarena yo lo hubiera mandado a la porra mucho antes xD

Catnip dijo...

No he leído nada de ella, peor me gustaría hacerlo, me ha parecido interesante esta novela, buena reseña ;)
¡Besos!

Laura dijo...

La verdad es que nunca he leído nada de esta autora, ¡pero me llama muchísimo! El libro me tiene que llegar de la editorial, así que dentro de poco podré degustarlo. Parece que está gustando mucho, así que le tengo muchas ganas :-D Espero que me guste tanto como a ti.
Voy a escandalizarme con el tema de las orgías y eso, jaja. Pero no voy a negar que siento curiosidad.

Fantástica reseña, por cierto.

¡Besitos!

Hannah; dijo...

Qué envidia me estáis dando con este libro *__________* Estoy deseando leerlo :)

Cristina Velvet dijo...

No sabía qué hacer con este libro, pero me has convencido para añadirlo a mi lista! :P

Un besito! :)

Anónimo dijo...

Hola, yo también me he leido este libro en un abrir y cerrar de ojos!!! Ole el genio de la protoganista fememnina: pura raza y pasión española frente a la rigidez y frialdad del protagonista masculino!! Me ha encantado, la historia de amor es preciosa y bueno lo de los juegos sexuales de Eric yo tampoco los acabo de enteneder teniendo en cuenta lo posesivos y celosos qu ese muestran ambos. No obstante, yo le pondría un 10 a este libro y francamente estoy deseando que Megan Maxwell publique la segunda parte porque tengo claro que voy a ser una nueva fan de esta autora.

Sigue escribiendo historias tan apasionantes Megan!!! y por favor.... la segunda parte YA!!!

Gracias

Alhana dijo...

Había leído varias reseñas bastante buenas de este libro, pero la tuya me ha dejado WoW. Así que tiene muchas posibilidades de que me lo autorregale por mi cumpleaños ^^

Anónimo dijo...

El libro es brutal.noda que ver con 50 . Si bien reconozco que Grey me ha abierto las puertas a la literatura erótica, megan ha conseguido tenerme extasiada durante dia y medio que tiene merito siendo fin de semana y con dos niños y perro. Me ha tenido hipnotizada completamente. Ansio la continuaion. La necesito YA

lila dijo...

la primera novela romántica-erótica que leí fue 50 sombras. Después los dos primeros de la trilogía de crossfire; el fin de semana leí los 90 de genieve que me impacto....Pero pídeme lo que quieras me ha parecido la bomba. Es cierto que me ha parecido fuerte, pero me ha encantado. Es fresca,divertida y Jud los tiene bien puestos.

lila dijo...

Por cierto, yo también necesito saber qué va a pasar

Anónimo dijo...

Lei una reseña de este libro que me gusto, y mira comence a leer lo y me, bueno, super engancho. Un diez para la autora, sigue así las protas de tus novelas son con caracter, como a mi me gusta.
Simplemente ganial, pero por favor la segunda parta YA!!!

Anónimo dijo...

Lei la novela por casualidad i no me esparaba que me gustara tanto que 50 sombras .Megan gracias ,i esperando la segunda parte.Enorabuena por la novela

Anónimo dijo...

WOOOO a mi me ha encantado el libro he disfrutado muchisimo en la lectura, esa JUD es la mejor!!!!! OLE OLE Y OLE k arte tienes hija!!!Y Eric que decir de él, es como dice la canción de malú te amo y te odio a momentos, le viene estupendo porque así es como yo lo veo!!!! Ahora estoy ansiosa por leer la segunda parte, que no tarde mucho k kiero saber más!!! Después de 50 sombras, este es mi libro preferido

Kate dijo...

Cuando saldrá el segundo libro??!

Susan herondale dijo...

A mi no me ha gustado. Después del incidente que comentas, ese en el que Eric no le hace eso que se suponia que le estaba haciendo... Le hize la cruz al personaje. Si Jude se lo hubiera tomado igual de mal que yo y lo hubiera hecho sufrir más, igual le hubiera perdonado... Pero no! Se le pasó enseguida el cabreo...

Y bueno, aparte de eso (porque seguí leyendo y dejé pasar el incidente) no me ha gustado porque no entiendo su amor... :s

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA