jueves, 28 de junio de 2012

Al otro lado del charco (7): A midsummer's nightmare, de Kody Keplinger

Al otro lado del charco es una sección donde reseño libros leídos en inglés.  Si considero que alguno merecería ser traducido y publicado en España, al final de la reseña pondré un icono especial. Además, por si estás interesado en leerlo, te dejo links donde puedes conseguirlo =)

Si son asiduos al blog, sabrán que uno de los libros que más me ha gustado este 2012 ha sido, sin duda, The DUFF,  así que no es de extrañar que hoy les traiga el tercer libro de esta autora que rompe moldes en la literatura juvenil con historias que giran en torno al sexo...

Comienza así...

Las resacas son un coñazo.


Whitney está feliz porque por fin ha llegado el verano. Lo que quiere decir que lo pasará con su padre bebiendo y viendo películas en el salón. Sin embargo, con lo que no contaba era con que su padre le tenía reservada una sorpresa: ¡se ha mudado y se va a casar! Y ella se encontrará de pronto con dos hermanastros: Nathan y Bailey. Todo muy normal, sí. Para más inri, ¡el chico es el mismo con el que se acostó en la fiesta de graduación! Claro que deciden hacer como si no hubiera pasado nada. La cosa se complica y es que, entre la sorpresa de su nueva futura familia política, la indiferencia con que la trata su propio padre, su madre que no para de criticar a su padre, su hermano a miles de kilómetros, la tensión sexual entre Nathan y ella y la inexistencia de amigos de Whitley, no tiene otra salida que emborracharse noche sí y noche también. Y claro, se está convirtiendo en el peor verano de su vida. Sin embargo, poco a poco se dará cuenta de que no está tan sola como parece.

Y, contra todo pronóstico, esta historia me ha decepcionado un poco. Sí, me la esperaba mucho mejor, sinceramente. Whitley ha sido para mí como un grano en el culo. Ha sido un personaje muy cargante y melodramático. Comprendo que beba para olvidar el caos que es su vida, pero su poca voluntad para cambiar las cosas me exasperaba enormemente.

Nathan, aunque ha sido lo mejor del libro, me ha parecido un tanto soso y perfecto casi toda la novela. Hasta el final, donde me ha soprendido gratamente.

La primera novela de la autora estaba llena de escenas sexuales entre los protagonsitas, por lo que me ha sorprendido muchísimo la inexistencia de escenas de este tipo entre los protagonistas y, en cierta forma, me ha decepcionado.

La historia, como ya he dicho, se me hizo un poco pesada debido a la personalidad de la protagonista y la conducta indiferente de su padre respecto a ella. Vamos, prefiero ser huérfana a tener un padre así.

Lo mejor del libro, sin duda, son los flashbacks que sufre Whitley sobre la noche que pasó con Nathan en su casa el día de la graduación. Además de la intervención de Harrison, el nuevo mejor amigo de la prota, que es lo que relaja el ambiente de la historia con su personalidad y comentarios.

Está claro que la autora tiene un trauma con el divorcio, el alcoholismo y la opinión despectiva de la gente sobre una chica que tiene demasiada vida sexual, pues dos de sus tres libros hablan de ello. Lo que me parece bien, ya que muy pocos escritores se embarcan en estos temas o, si lo hacen, no saben tratarlo bien.

Aún así, los fans de The DUFF deben leer este libro, pues hay varios cameos de sus personajes más importantes en este libro.


~ Spoilers ~

No me esperaba para nada que Nathan fuera virgen y que fuera Whitley quien le "arrebatara" la virginidad. La conversación entre ellos sobre eso me robó más de una sonrisa. Un soplo de aire fresco, ya que la historia suele ser la contraria. ¡Un hurra por los protagonistas masculinos vírgenes!

~ Fin de los spoilers ~


En resumen, una historia que, aunque no era la que me esperaba, me ha entretenido durante dos días y que guardaba al final un elemento bastante original. Espero hincarle el diente a la última novela que me falta por leer de la escritora: Shut Out.




Curiosidades...



La canción que une a los protas:


[Brown Eyed Girl - Van Morrison]


Yeah. He was definitely hot. Good body. I vaguely remembered telling him that, too. A tiny memory trickled into my consciousness: me giggling, poking him in the chest just after I’d pulled his shirt over his head. “Nice muscles you’ve got there, stud.” He’d laughed and kissed me. He’d been a good kisser. That was the most I could recall at the moment, though. “Can I get your number?” he asked, running a hand through his sloppy brown hair. “So I can, you know, give you a call sometime.”

Oh, God, was he serious?


Sí. Estaba definitivamente bueno. Buen cuerpo. Recordaba vagamente habérselo dicho, también. Un pequeño recuerdo llegó a mi conciencia: yo riendo tontamente, golpeándolo en el pecho justo después de haberle quitado la camisa por la cabeza.

- Bonitos músculos tienes aquí,  semental.

Él se había reído y me había besado. Había sido un buen beso. Aunque eso era lo único que podía recordar en ese momento.

-¿Me das tu número? - preguntó, pasándose la mano por su pelo marrón y descuidado -. Para poder, ya sabes, llamarte alguna vez.

Oh, Dios, ¿hablaba en serio?

5 comentarios:

papalbina dijo...

a mi me encanta cuando ella le da el numero de telefono en un post-it y él no se pispa y está en plan "pero si ya lo tengo" xDDDD esa también es genial xDDD

Selene dijo...

a mi me encanta esta autora te recomiendo Duff es genial. Pronto me leeré este libro

bs

Aineric dijo...

Sí, ya he leído The DUFF y me encantó! :D

Mike dijo...

No me llama nada de nada este libro, la verdad xD.

esa estrella... dijo...

No pinta mal, gracias por la reseña ^^

besitos<3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA