jueves, 23 de agosto de 2012

Sumergiéndome en los clásicos (3): La Celestina, de Fernando de Rojas

Siempre he pensado que una no se puede considerar realmente lectora si no se ha leído nunca, al menos, un clásico -a pesar de que te guste o no-. Por ello, tengo como desafío leer al menos diez clásicos.

Y el día de hoy, el clásico elegido ha sido La Celestina, de Fernando de Rojas, uno de los clásicos más famosos de nuestro país.

Comienza así...

(Melibea pasea por el jardín de su casa. Calisto entra en busca de su halcón, al ver a la joven, le declara su amor).

CALISTO: En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios.

MELIBEA: ¿En qué, Calisto?

CALISTO: En haber dado a la naturaleza poder para hacerte tan bella, y a mí el inmerecido regalo de haber logrado verte, en este jardín y a solas, donde poder comunicarte mi secreto dolor. Sin duda, es este un galardón mucho más grande que cuantos sacrificios y oraciones he ofrecido a Dios, rogándole que me permitiera entras en tan apacible lugar.

Sí, como han podido ver, se trata de una obra de teatro de finales del siglo XV, donde hay varias teorías de su origen, pues se dice que Fernando de Rojas encontró el primer acto y, prendado como quedó de la historia, se encargó de continuarla y finalizarla.


La Celestina, en su origen llamada La comedia de Calisto y Melibea, consiste en la obsesión de Calisto en seducir a Melibea, que es capaz de emplear los tejemanejes de Celestina, una vieja puta y hechicera que es capaz de conseguir lo que sea por una bolsa de dinero.

Con la ayuda de los desleales criados de Calisto, Sempronio y Pármeno, Celestina consigue que Melibea caiga en las redes del joven rico, convirtiéndose en dos amantes que viven su amor -o su deseo- en secreto.

Pero lo que mal empieza, mal acaba...

Siempre me han gustado las historias sobre enamorados cuyo amor es imposible y cometen locuras para estar juntos. Por ello, hace un par de años me leí Romeo y Julieta. Sin embargo, para mi sorpresa, la historia de Calisto y Melibea me ha gustado mucho más, pues me ha parecido más realista, divertida y entretenida que el clásico shakesperiano.

La Celestina es para el amor cortés lo que el Quijote fue para las novelas de caballerías, es decir, una parodia. Fernando de Rojas critica la falsedad que escondía el amor cortés, una moda del siglo XII que consistía en el amor secreto de un hombre por una mujer casada de clase social superior que se basaba en renunciar o aplazar la satisfacción del deseo erótico debido a que la amada es inaccesible y divinizada, pues el hombre no se siente digno del amor de la alta dama.

Por lo tanto, a diferencia de Romeo y Julieta, en esta obra española el amor es mucho menos platónico y divino y más mundano y carnal. Y quizás por eso me haya gustado tanto. Porque no me ha parecido tan cursi y empalagoso como me pareció la obra inglesa, sino mucho más verosímil, divertida y atrevida.

Seguramente, habrán oído un millón de veces la expresión Qué Celestina eres o Cómo te gusta hacer de Celestina. Pues bien, de esta historia viene esa expresión, ya que Celestina es el personaje que funciona como alcahueta entre los dos amantes y gracias a la cual los enamorados empiezan su relación. Es curioso que, no siendo uno de los dos amantes, Celestina sea el personaje que le dé nombre a la obra en nuestros días y su indiscutible protagonista. Y esto se debe a que es el personaje más interesante y sugerente de la obra, pues es maestra en muchas artes, especialmente en la manipulación y la hipocresía.

Celestina es una mujer pintoresca, que ha sido prostituta primero y proxeneta después, una anciana que ha sabido ganarse el pan con sus tejemanejes, sus intrigas y engaños, pero sobre todo gracias a su gran astucia, astucia ganada durante toda su vida y es que, como bien dice el refrán, más sabe el diablo por viejo que por diablo. Pero cuyo mayor defecto ha sido la avaricia, que la llevará a un destino cruel.

La adaptación y la edición de Bambú es muy buena, en ningún momento se hace pesado y se entiende todo. Además, trae al final del libro un cuaderno documental con un análisis de la obra, perfecto si les toca este título como lectura obligatoria en el instituto.

En resumen, una obra de teatro creada para leerse y no para llevarla al teatro, pues es demasiado larga. Hay varios debates acerca del género del teatro. ¿Es una comedia? ¿Un drama? ¿Una tragicomendia? Aunque tiene aspectos de ambos géneros, yo lo considero una comedia donde se pretende criticar y burlarse de el amor cortés y enseñar un mensaje moral de una forma amena, sin que parezca un sermón moralista: la avaricia rompe el saco y cada uno tiene lo que se merece. La recomiendo, sin duda.



Curiosidades...

- En 1996 se hizo una película sobre La Celestina, donde Penélope Cruz hace de Melibea, Juan Diego Botto de Calisto y Terele Pávez de Celestina.





MELIBEA: [...] No quiero que se manche la frágil y dorada hoja de castidad con que cubro mi deseo. (Abatida) Pero, ¿cómo voy a negar cuál es mi verdadero mal, si estoy herida por la cruel y venenosa mordedura de amor que sentí nada más ver a ese caballero? (Reivindicativa) ¡Oh, género femenino, apocado y frágil! ¿Por qué no se le concedió también a las hembras el poder de manifestar a las claras el ansioso y ardiente amor que sienten, igual que a los varones? De ese modo, Calisto no viviría quejándose, ni yo estaría sufriendo ahora.

8 comentarios:

Sarah Degel dijo...

Una historia que tiene mucho que ver con mi ciudad, donde está el Huerto de Calixto y Melibea en el que se sitúa la novela de Fernando de Rojas que vivió aquí, en Salamanca. Me alegro que te haya gustado. Besotes.

esa estrella... dijo...

Pues el otro día fui a la biblioteca orque tengo que leerlo este verano para avanzar lecturas del cole *-* A ver si me gusta tanto como a ti ^^

Gracias por la reseña :)

besitos<3

Nocturna dijo...

Yo vi la peli, creo que de Celestina hacía Maribel Verdú pero no estoy segura porque la vi hace mucho tiempo. Imagino que el libro estará mucho mejor que la peli, gracias por la reseña. Besitos ;)

- Bella - dijo...

¡Me encanta! Qué sección más completa y llena de información :) Muy currado, hija.

La Celestina (es así...) me enganchó de pequeñita precisamente por esos tejemanejes de la mujer que da nombre a la obra. Me entretuvo mucho :)

Cris Lightwood dijo...

No lo he leído y la verdad es que no me llamaba mucho la atención, pero visto lo visto quizá tenga que darle una oportunidad.. :D
¡Gracias por la reseña! Siempre está bien descubrir que clásicos que creías que no podían gustarte te pueden gustar ^^
Un besin :)

Niiiz Nymphetamine dijo...

Me ha encantado la reseña. A mi me tocó leermela en el instituto y flipé con los tejemanejes de la vieja. Besitos!

Nicis dijo...

Me gusta la reseña, si bien yo me he leído clásicos, en general me he quedado relegada a Shakespeare u Homero que son más "renombrados", creo que el algún momento alguien de mi familia me recomendó La Celestina, pero al final nunca lo leí. Igual espero poder hacerlo pronto :)

besos :)

Mike dijo...

Aunque la versión que yo me leí estaba en un castellano bastante arcaico, la verdad es que me gustó bastante. Es de los pocos libros que me mandaron en el instituto que realmente me gustaron xD.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

©Yo leo, yo comento plantilla y gráficos hechos por ML Diseños, 2011

ARRIBA